• Fausto Payán

Una Aventura Asegurada

Me gustaría contarte cuando un amigo casi pierde la vida en un accidente que tuvimos cuando fuimos de excursión a las montañas, pero gracias a que es un chico muy precavido y perspicaz previno todo antes de que pasara.


Mi grupo de amigos y yo somos amantes de los deportes extremos como el ciclismo y el patinaje, así como la naturaleza, las excursiones, ir de campamento y escalar.


Hace como un año mi grupo de amigos y yo planeamos un viaje de excursión para escalar la montaña mas alta del estado. Estuvimos dos días y cuando regresamos uno de mis amigos llamado Ander tuvo contacto con una planta a la que es alérgico. Se empezó a poner muy mal ya que se le dificultaba para respirar, su piel comenzó a tomar una tonalidad muy roja y su cara se veía inflamada.

Todos corrimos lo mas rápido posible al carro, para trasladarlo a un hospital, llegamos a uno privado. El problema era que en ese momento nadie contaba con mucho dinero ya que las tarjetas y efectivo habían quedado en el hotel que se encontraba hasta la ciudad, por lo que estábamos preocupados de qué hacer cuando llegara el momento de que nos cobraran. Cuando llegamos lo atendieron y determinaron que ocupaba estar 24 horas en observación ya que había pasado mucho tiempo con la reacción y necesitaban estarle dando algunos medicamentos cada cierto tiempo. Uno de mis amigos estaba a punto de salir directo al hotel, cuando Sara le habló a los papas de Ander y ellos le comentaron que en la mochila de él debía de traer un sobre de plástico donde guarda algunos documentos.

Todos sorprendidos nos dimos cuenta que el sobre contenía documentos que se podrían usar en caso de una emergencia, algo que nadie más del grupo consideraba importante para traerlo consigo mismo. Uno de esos documentos era una póliza de seguro del cual Ander podría hacer válida donde sea y cuando él lo necesitara.


Así que, la entregamos en el hospital y ya que Ander estaba más estable, llegó el de la aseguradora a hablar con él, firmó algunos papeles y todo quedó listo.


En ese momento todos reflexionamos, que por el estilo de vida que llevábamos era necesario contar con los hábitos y sistemas de prevención de Ander. Desde ese día, cuento con un seguro de gastos médicos mayores para poder hacerlo válido a donde sea que vaya. Además, me siento más seguro cuando me voy de excursión porque cuento con un seguro que me respalda.

Sucursales

Av. General Antonio Rosales #484. Edificio Santa Isabel Int. 206, Centro, Culiacán, Sinaloa.

Culiacán: (667) 428 28 28

Mazatlán: (669) 229 79 79

direccióngeneral@inverplux.com

Boulevard Marina Mazatlan #6115 Local 14, Marina Mazatlán, 82103 Mazatlán, Sinaloa.

Inverplux 2020. Derechos Reservados